Pizza sin amasar

Esta pizza sin amasar es sin duda es una de mis comidas favoritas, sobre todo cuando es de pepperoni y tiene mucho queso. Al principio la pizza parece muy difícil de elaborar por el hecho de tener que hacer la masa, pero de hecho para mí es la parte más fácil de la receta, sobre todo de esta ya que ni siquiera se tiene que amasar.

Ir a la receta

Desde ya avisamos que como la masa no se amasa, se tiene que hacer como mínimo un día antes para que las horas de reposo hagan el trabajo de amasado. Lo mejor es hacerla y comerla dos días después, ya que es cuando mejor sabor tiene.

Lo bueno de la pizza es que puedes ponerle lo que quieras y hacerla en cualquier versión, desde llena de queso y carne hasta vegana. Por eso en esta receta solo te daremos las indicaciones precisas de como hacer la masa pero el resto lo decidirás tu.

Uno de los trucos más importantes para que la pizza salga un poco crujiente y esponjosa es cocinarla por poco tiempo a máxima temperatura. Lo ideal es hacerlo en un horno de piedra pero ya que éstas son recetas para hacer en casa, lo mejor es comprar un “pizza stone” que es una placa que puede elaborarse de diversos materiales que transmiten más calor a los alimentos por así decirlo y que cumplen un poco la función del horno de piedra.

Estas placas deben usarse adecuadamente para que cumplan la función que queremos y para garantizar también su durabilidad. Lo bueno es que son muy fáciles de usar porque solo debes ponerlas en el horno una hora antes de hornear tus pizzas y luego cocinar las mismas directamente sobre la superficie de la placa.

Si te interesa comprar una “pizza stone” te recomendamos este set de piedra para pizza de Jamie Oliver, en color bronceado si estás en México, y si nos visitas desde España te recomendamos esta piedra para pizza de color bronceado.

Comprar un “pizza stone” puede ser una gran inversión si te gusta mucho hacer pizzas y quieres lograr un terminado más profesional. Sin embargo, no es necesario que tengas uno para hacer pizzas ya que como mencioné antes, lo más importante es cocinar las pizzas a máxima temperatura por poco tiempo.

La masa de pizza sin amasar así como cualquier otra masa de pizza, puede elaborarse y refrigerarse por un máximo de 4 días o congelarse por un máximo de 2 meses para que no pierda la textura ni el sabor. Lo mejor es guardar porciones de masa en bolsas de plástico individuales para que sea más fácil al momento de hacer las pizzas. Si quieres hacer pizzas con masa refrigerada, debes sacarla al menos 1 hora antes para que tome temperatura ambiente y si haces pizzas con masa congelada, primero debes descongelarla en el refrigerador por al menos una noche y después sacarla 1 hora antes de hornearla.

También puedes ver nuestra receta de pizza clásica!

Pizza sin amasar
Prep Time
1 hr 30 mins
Cook Time
20 mins
Reposo de la masa
9 hrs
Total Time
10 hrs 50 mins
 
Course: Main Course
Cuisine: Italian
Servings: 3 pizzas grandes
Ingredients
Para la masa sin amasar:
  • 5 1/4 taza (680 gr) harina de trigo de fuerza, o de todo uso
  • 2 taza (480 ml) agua tibia
  • 1 1/8 cdita (3.5 gr) levadura seca instantánea
  • 2 1/2 cdita (17.5 gr) sal
  • 2 1/2 cda (37 gr) azúcar blanco
  • 2 cda (30 ml) aceite de oliva
Para los toppings:
  • 600-750 gr queso mozzarella rallado
  • 300 gr tomate frito o salsa de tomate para pizza
  • 3 cdita orégano seco
  • Pepperoni o chorizo
  • Harina de maíz amarillo para la masa (opcional)
Instructions
Para la masa sin amasar:
  1. En un bowl o tupper grande, agregar el agua tibia con el azúcar, levadura, mezclar con una cuchara de madera y deja reposar por 5 minutos.

  2. Agregar el aceite y mezclar. Añadir la harina cernida junto con la sal y mezclar con la cuchara de madera hasta obtener una masa un poco pegajosa.

  3. Cerrar el tupper o cubrir el bowl para dejar reposar la masa por 20 minutos. Una vez transcurrido este tiempo, mojar un poco las manos con agua y doblar la masa en forma de sobre, esto se logra estirando cada lado de la masa y doblándola sobre sí misma para desarrollar el gluten. Cubrir de nuevo la masa y dejarla reposar por 20 minutos. Repetir este proceso 1 vez más, terminando al doblar la masa en forma de sobre (se tiene que doblar la masa 3 veces en total).

  4. Dividir la masa en tres partes iguales. Colocar cada porción de masa en bolsas de plástico untadas con un poco de aceite para que no se peguen. Refrigerar por un mínimo de 1 día hasta 4 días (lo ideal es comerla a los 2 días de reposo). También puede congelarse por hasta 2 meses.

Para hornear la pizza:
  1. Sacar la masa del refrigerador al menos 1 hora antes de hornearla. Precalentar el horno a máxima temperatura e introducir al mismo el "pizza stone" si se usará uno.

  2. En una superficie bien limpia con un poco de harina de maíz amarillo (o harina de trigo), estirar cada porción de masa con las manos (no es recomendable hacerlo con un rodillo de cocina) hasta que quede de unos 35 cm de diámetro aproximadamente.

  3. Colocar la masa estirada en papel de horno para agregarle el resto de ingredientes. Se empieza con la salsa de tomate, queso y de ahí todo lo que se prefiera, en este caso pepperoni y orégano.

  4. Una vez lista la pizza, introducirla al horno con todo y el papel de horno y hornear por 15-20 minutos hasta que se dore ligeramente. Si se usa "pizza stone", hornear la pizza directamente sobre el mismo por menos tiempo hasta que esté lista.

  5. Seguir el mismo proceso para hacer el resto de las pizzas y una vez listas cortarlas con un cortador de pizza o con unas tijeras de cocina. ¡Listo!

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.