Salsa holandesa

La salsa holandesa es una salsa emulsionada de yemas de huevo, mantequilla y limón. Es una salsa muy típica, que se usa después para muchos tipos de preparaciones. Sobre todo es una salsa clásica que se usa al hacer huevos benedictinos.

Ir a la receta
Salsa holandesa receta casera

Dicen que los secretos de la alta cocina francesa son tres: mantequilla, mantequilla y mantequilla. Pero ya imaginarán la calidad de la mantequilla que han de usar. Por eso yo siempre digo: hay que usar mantequilla, no margarina, esto es porque tiene un sabor diferente y tiene grasas animales que se comportan diferente que las grasas vegetales. Así que en esta receta, como en todas las demás (a menos que se especifique lo contrario) hay que usar mantequilla siempre. Y en recetas como esta, donde el sabor de la mantequilla es tan notorio, lo mejor es usar mantequilla además que sea de muy buena calidad.

La salsa holandesa es una emulsión de yemas de huevo y mantequilla derretida que se sazona con sal y pimienta blanca o de cayena. Es una receta muy antigua que es todo un clásico.

Salsa holandesa receta

Cuando se trata de salsa holandesa, hay mucha gente a la que le da miedo hacerla, porque no es nada raro que la salsa se corte. Pero tu no tengas miedo, porque es como cualquier otro tipo de emulsión, que no debería cortarse si se hace bien.

Lo que es muy importante es seguir cuidadosamente todo el procedimiento para que esto no pase. De hecho, tengo que confesar que a mi me pasó la primera  vez que la hice, se me corto muchísimo, y lo mismo me ha pasado muchas otras veces. Pero cuando sale bien, esta es una salsa que hecha en casa queda genial.

Si te gusta esta receta, tienes que ir a ver nuestra receta de huevos benedictinos.

Salsa holandesa
Prep Time
3 mins
Cook Time
5 mins
Total Time
8 mins
 
Course: Breakfast
Cuisine: French
Ingredients
  • 2 yemas de huevo
  • 1 cda agua
  • 120 gr mantequilla sin sal derretida
  • 1/2 cda jugo de lima (o de limón)
  • 1/2 cdita sal
  • 1 pizca pimienta cayena
Instructions
  1. Colocar suficiente agua en una olla mediana y llevarla a fuego alto para que hierva.

  2. Aparte, en un tazón resistente al calor, mezclar con un batidor de mano las yemas de huevo con el agua por 2 minutos hasta que la mezcla se esponje y se aclare un poco.

  3. Colocar este tazón encima de la olla con agua hirviendo y, sin dejar de batir, agregar un tercio de la mantequilla derretida en forma de hilo. 

  4. Continuar batiendo, agregar el jugo de limón y otro tercio de la mantequilla en forma de hilo.

  5. Añadir la última parte de la mantequilla y batir hasta que toda la mezcla esté perfectamente incorporada y un poco espesa.

  6. Retirar el tazón de la olla con agua hirviendo y sazonar la salsa con sal y pimienta de cayena.

  7. Cubrir con papel film (que debe cubrir la superficie de la salsa) para que no se forme costra y reservar hasta que se necesite.

  8. Es importante tomar en cuenta que la salsa se espesará conforme se enfríe, por lo que se recomienda agregar una cucharadita del agua hervida a la salsa para aligerarla al momento en que se vaya a usar. 

Salsa holandesa casera

One thought

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.