Helado de matcha

9

Yo siempre he sido de esas personas que come de todo, soy muy saludable hasta cierto punto, el punto en el que la curiosidad puede más que lo saludable. Si me proponen probar algo nuevo o extraño, no lo duden, siempre querré. Cada que veo una receta extraña, con combinaciones poco comunes la hago (aunque casi siempre sean un fracaso hay veces que es una maravilla). Mi hermana siempre se ríe de mi, y a veces le irrita que me gusten tanto los sabores extraños, pero que le voy a hacer, de las dos yo siempre he sido un poquito mas rara con eso, pero nos balanceamos a la perfección. 

Hace poco, una muy buena amiga nos enseño a hacer helado de albahaca y helado de matcha, dice que su segundo sabor favorito es el de albahaca, y su favorito de todos los tiempos es éste, el de matcha. 

Resulta que el te matcha no es otra cosa que te verde (ese té verde que ya todos conocemos) machacado. El hecho de que sea machacado, lo hace mucho mas concentrado, le da un sabor intenso, que a mi me recuerda un poco al chocolate, y le da ese color verde tan distintivo. Según dice la historia, se supo por primera vez de éste te en el año 1190 DC, cuando un monje budista zen lo llevó a japón. De su historia no podemos decir nada claro, lo que si se sabe es que una taza de éste te contiene los mismos antioxidantes que 10 tazas de té verde común. Se dice que además de los antioxidantes, fortalece la concentración, clama y relaja, desintoxica el cuerpo, estimula el metabolismo y quema calorías, etc. Así que sus beneficios serán muchos. E independientemente de eso, los animo a que lo prueben, porque sabe genial. 

1

Un pequeño dato antes de empezar, se venden muchos tipos de concentrados en polvo de matcha. Lo ideal para ésta receta es usar los concentrados que son más fuertes, es decir, que son matcha pura, porque hay algunos que tienen leche en polvo, azucares añadidas, conservantes y colorantes lo que hace que el sabor no sea tan notorio. 

 

RECETA

Ingredientes:

  • 2 tzas de leche entera
  • 3 yemas de huevo
  • 2 tzas de crema half and half
  • 1/2 tza de azúcar granulado
  • 1/4 tza de leche condensada
  • 1/4 cdita de sal
  • 4 cditas de concentrado en polvo de matcha

Procedimiento:

  1. En una olla chica a fuego bajo, calentar la leche sin dejar que hierva. Aparte en un bowl chico, colocar las yemas de huevo y agregarles un poco de la leche caliente. Mezclar muy bien e incorporar las yemas ya temperadas a la olla con la leche. Cocinar por 3-4 minutos sin dejar de batir hasta que la mezcla se espese un poco. Retirar del fuego y dejar que se enfríe por completo.
  2. En la licuadora, vaciar el half and half, el azúcar granulado, la leche condensada, la sal, la mezcla de leche ya fría y el concentrado de matcha. Licuar hasta que todos los ingredientes se integren.
  3. Pasar esta mezcla a un molde hondo rectangular o a un envase para helado y, bien cubierto, llevarlo al congelador por una noche para que el helado quede bien firme.
  4. Una vez que el helado esté bien firme, ya puedes comerlo como prefieras.

4

 

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.