El mejor cheesecake

El mejor cheesecake, cheesecake, cheesecake!!!!! No puedo decirles cuantas veces mi hermana y yo tratamos de hacer un cheesecake decente. Hicimos mucha investigación en libros, internet, etc. hasta que después de mucha prueba y error, hicimos esta receta.

Ir a la receta

Pasaron alrededor de dos años de cheesecakes fallidos y de nuestros hermanos tratando de consolarnos diciendo que no estaban tan mal, hasta que un buen día (después de hacer varios cambios y de formar nuestra propia receta) por fin obtuvimos la reacción que queríamos.

Aunque no parezca, el cheesecake tiene su origen en la antigua Grecia, cuando se consideraba una auténtica fuente de energía y se preparaba calentando queso triturado en una cacerola con miel y harina para posteriormente dejarlo enfriar.

Desde ahí, se realizaron muchas modificaciones para obtener la receta del clásico cheesecake que conocemos hoy en día, que también tiene muchas variantes.

La receta que les traemos hoy es la del New York cheesecake, que es famoso por su suavidad y toque ácido. Es muy fácil de hacer, pero si es un proceso largo, aunque vaya que vale la pena la espera. 

El cheesecake en nuestra familia tiene mucha historia ya que fue de los primeros postres que tratamos de hacer, no cabe duda que el interés lo mueve todo. En mi casa es postre de cumpleaños, de celebraciones, de días normales y de cualquier ocasión básicamente. Es el postre favorito de mi hermano y por eso es uno de los que más hemos reinventado.

Una de las primeras veces que probé el cheesecake como tal fué en el cine y era de los congelados de caja. A mi me pareció delicioso aunque ahora sé que era mi inocencia de niña la que hacía que todo supiera mejor. Recuerdo que cada vez que iba al cine quería comer una rebanada y cuando mis papás iban solos les pedía que me llevaran una a casa. 

Tengo que decir que si estás a dieta o eres de las personas que comen con culpa, el cheesecake no es para ti porque es una receta que lleva mucho queso crema. También es cierto que se pueden sustituir algunos ingredientes pero la verdad es que no queda igual. Lo bueno es hacerlo con todos los ingredientes que te damos a continuación y siguiendo cuidadosamente los pasos sobre todo del horneado para obtener un cheesecake bonito además de delicioso.

Si quieres ver más recetas de cheesecakes, ve nuestro cheesecake de chocolate y nuestro cheesecake de oreo!

El mejor cheesecake
Prep Time
30 mins
Cook Time
1 hr 30 mins
Refrigeración
8 hrs
Total Time
10 hrs
 
Course: Dessert
Cuisine: American
Servings: 10
Ingredients
Para la base:
  • 25 piezas (100 gr) galletas tipo María*
  • 17 piezas (50 gr) galletas saladas tipo Ritz*
  • 1 cda (14 gr) azúcar mascabado
  • 1 cdita canela en polvo
  • 1/2 cdita jengibre en polvo
  • 1/2 taza (112 gr) mantequilla sin sal muy blanda o derretida
  • 1/3 taza (39 gr) nueces troceadas, opcional
Para el relleno:
  • 850 gr (normalmente 4 1/5 paquetes) queso crema a temperatura ambiente
  • 1 1/4 taza (250 gr) azúcar blanco
  • 1/2 taza (120 ml) crema para batir
  • 4 huevos medianos
  • 2 cditas (10 ml) extracto de vainilla
  • El jugo de una lima o de medio limón
  • 1 1/2 cda (12 gr) harina de trigo
  • 1 1/2 cda (12 gr) fécula de maíz
  • 1 taza (240 gr) crema ácida
Para el topping:
  • 1/4 taza (60 gr) crema ácida
  • 2 cda (30 ml) crema para batir
  • 1 cda (15 gr) azúcar blanco
  • El jugo de una lima o medio limón
Para la compota de frutos rojos:
  • 2 taza frutos rojos (fresas, moras azules, zarzamoras y/o frambuesas) frescos o congelados
  • 1/2 taza (100 gr) azúcar blanco
  • 2 cda (16 gr) fécula de maíz
  • 3 cda (45 ml) agua
  • El jugo de media lima o de 1/4 limón
Instructions
Para la base:
  1. Precalentar el horno a 180° C. Colocar papel de horno en un molde redondo desmontable de 23 cm de diámetro.

  2. Triturar los dos tipos de galleta en la licuadora o en un procesador de alimentos hasta obtener un polvo fino y colocarlo en un bowl grande.

  3. Agregar el azúcar mascabado, canela, jengibre y nueces troceadas. Añadir la mantequilla y mezclar con las manos o con una cuchara hasta obtener una masa arenada.

  4. Colocar esta masa en el molde y aplanar con las manos hasta lograr una base. Hornear a 180° C por 5 minutos.

Para el relleno y el horneado:
  1. En un bowl grande, acremar con la batidora eléctrica el queso crema junto con el azúcar y la crema para batir por 3 minutos hasta obtener una mezcla suave.

  2. Añadir los huevos, extracto de vainilla, jugo de limón y mezclar por 1 minuto.

  3. Por último agregar la harina de trigo, fécula de maíz, crema ácida y batir por 2 minutos más hasta obtener una mezcla lisa y homogénea.

  4. Vaciar cuidadosamente esta mezcla sobre la base de galleta ya fría.

  5. Verter 3 tazas de agua en otro molde resistente al calor y ponerle una rejilla por encima para que el cheesecake no tenga contacto directo con el agua. Después colocar el cheesecake por encima de la rejilla y meter todo esto al horno (así el cheesecake se horneará a baño maría). 

  6. Dejar que el cheesecake se hornee por 30 minutos con la temperatura del horno a 180° C y después bajar la temperatura a 160° C para que se termine de hornear por aproximadamente 45-60 minutos (depende de que tan hecho se prefiera).

  7. Una vez transcurrido este tiempo y cuando el cheesecake tenga una superficie ligeramente dorada y lisa, apagar el horno pero dejar el cheesecake adentro para que se enfríe por completo por 2 horas. Este paso es crucial para que el cheesecake no reciba cambios drásticos de temperatura y no se le formen grietas en la superficie.

  8. Una vez que el cheesecake esté a temperatura ambiente, sacarlo del horno y desmoldarlo para después refrigerarlo por un mínimo de 3 horas o hasta toda la noche.

Para el topping:
  1. En un bowl chico, mezclar todos los ingredientes para obtener una crema suave. Espacir esta crema sobre el cheesecake frío.

Para la compota de frutos rojos:
  1. En una olla chica a fuego medio, colocar los frutos rojos con el azúcar y cocinar, mezclando ocasionalmente, por 8 minutos hasta que los frutos rojos se desbaraten un poco.

  2. Aparte, en un bowl chico combinar la fécula de maíz con el agua e incorporarla a la mezcla de frutos rojos. Agregar el jugo de limón y mezclar por 2 minutos más hasta obtener una consistencia menos espesa que la de una mermelada.

  3. Retirar del fuego y esperar a que se enfríe por completo antes de usarla.

  4. Decorar el cheesecake con la compota de la manera que se prefiera.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.