Tortillas de harina

Las tortillas de harina (de trigo) tienen un espacio muy especial en mi corazón, porque para mí hay muchas formas de dividir a la gente y una de ellas es a través de las tortillas que prefieren. En México podríamos dividir a la gente en dos tipos, las que prefieren las tortillas de maíz y las que prefieren las tortillas de harina. Así de serio es, como ser persona de perros o de gatos, de vainilla o de chocolate, el ser de tortilla de maíz o de harina se vuelve parte de tu identidad. Tu familia bien puede no saber tu tipo de sangre pero seguro que si que saben si eres de tortilla de maíz o de harina. Incluso, si generalizamos, podríamos hacer un mapa y separar al norte y sur de México porque en el norte la mayoría prefiere tortillas de harina, mientras que en el sur la mayoría prefiere de maíz. Yo siempre defenderé que las de harina son mucho mejor aunque igualmente me encanta una buena tortilla de maíz, todo depende de la comida que acompañe, o para el tipo de taco que se use.

Ir a la receta

Las tortillas son tan comunes en México que son lo equivalente a comprar pan en Europa, hay sitios que las venden en cada esquina. Aquí en España, por otro lado, solo me encuentro tortillas de las muy industriales, que saben fatal (se tenía que decir) por culpa de los conservantes que tienen para soportar más tiempo. Es por eso que me he visto en la necesidad de (para poder sobrevivir) hacer tortillas caseras y congelar una parte para poder ir comiendo de a poco, cuando se me antoje.

Algo tengo que admitir, nunca me había visto en la necesidad de hacerlo, así que en México yo nunca había hecho tortillas de ningún tipo. Siempre que había tortillas caseras las hacía mi madre, o alguna de mis tías. 

Así que las primeras veces que hice tortillas seguí instrucciones de mi madre y mi hermana (que tampoco había hecho tortillas nunca, pero confío en sus dotes de cocinera) y el resultado fue muy bueno. 

Tengo que decir que aún no soy experta en estirarlas y me quedan más gruesas de lo que deberían, pero dice mi madre que es solo cuestión de práctica porque el sabor ya lo tengo.

Así que aquí está la receta que usamos nosotras para hacer tortillas de harina caseras. En México varía mucho, hay gente que usa manteca vegetal en lugar de aceite o hay quiénes usan más azúcar o le agregan polvo para hornear, cada quien tiene su receta propia, aquí está la nuestra.

Con estas tortillas de harina puedes hacer nuestros burritos de desayuno.

Tortillas de harina
Prep Time
1 hr
Cook Time
20 mins
Total Time
1 hr 20 mins
 
Course: Breakfast, Side Dish
Cuisine: Mexican
Servings: 25
Ingredients
  • 7 2/3 taza (1 kg) harina de trigo
  • 3 cdita (21 gr) sal
  • 8 – 10 cdita (32-40 gr) azúcar blanco
  • 1/2 taza (120 ml) aceite vegetal suave (que no sea aceite de oliva)
  • 1 1/2 – 2 taza (360-480 ml) agua tibia
Instructions
  1. En la mesada bien limpia y seca combinar la harina con la sal y azúcar. Agregar el aceite poco a poco y “arenar” con los dedos por 7 minutos hasta que toda la harina esté bien empapada de aceite.

  2. Añadir el agua conforme se vaya necesitando y comenzar a amasar doblando la masa sobre si misma y presionando con fuerza. Amasar por 20 minutos hasta obtener una masa muy suave al tacto y un poco elástica. Una vez lista, cubrirla con una toalla de cocina para que no se seque.

  3. Formar 25 bolitas del mismo tamaño con la masa (se puede usar una báscula de cocina). Colocarlas en una bandeja para hornear, cubrirlas con una toalla de cocina y dejarlas reposar por 15 minutos.

  4. Mientras reposan, calentar una sartén o “comal” a fuego medio. En la mesada limpia, estirar cada bolita de masa con ayuda de un rodillo y un poco de harina hasta que tengan un diámtero aproximado de 17 cm. (es importante dejar tapadas el resto de bolitas mientras estiramos una).

  5. Una vez la sartén esté caliente, cocinar una tortilla a la vez, cocinando cada una por 1 a 2 minutos por cada lado. La tortilla debe girarse solo dos veces y retirarse una vez que comience a hincharse y dorarse un poco. Colocar las tortillas cocinadas en una toalla de cocina para que estén bien tapadas y no se hagan duras.

  6. Una vez que estén todas listas hay dos opciones, comerlas de inmediato o dejarlas enfriar y almacenarlas por tandas en bolsas de plástico. En el refrigerador duran aproximadamente 2 semanas o 3 meses en el congelador.

  7. Si las a comes después de haberlas puesto en el refrigerador o congelador, solamente caliéntalas un poco antes y estarán perfectas.

One thought

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.