Scones clásicos

Los scones clásicos son unos panecillos típicos de Inglaterra pero originarios de Escocia, donde se comen en porciones triangulares. De hecho los scones pueden hacerse así redondos o formar un círculo grande con la masa y cortarlo como si fuese pizza para obtener triángulos.

Ir a la receta

Los scones tienen una característica muy singular y es que son especialmente suaves en su interior, lo que se logra con una técnica de no amasado, es decir, que la masa debe amasarse lo menos posible, para que tengan esta textura tan singular de un scone.

La versión clásica es un panecillo elaborado a base de harina, mantequilla y polvo leudante y que tiene un toque dulce, ideal para comerse a la hora del té. Claro que hoy en día hay un sin fin de versiones, tanto dulces como saladas, que permiten agregarles prácticamente lo que te imagines.

La receta que les traemos es ésta, que es la receta base, la más clásica y deliciosa, para que a partir de aquí agregues lo que más se te antoje. Nosotras de hecho tenemos más recetas de scones, de otros sabores y con diferentes ingredientes. Puedes ver nuestros scones de calabaza, que son perfectos para el otoño con una taza de café o té, o nuestros scones de arándanos y limón, más para verano.

Lo clásico es comer los scones con un poco de clotted cream que es un tipo de nata o crema muy espesa, con un sabor mantequilloso. Yo de hecho lo describiría como una especie de mezcla entre nata o crema y mantequilla. Los scones entonces se comen con un poco de esta crema y mermeladas de diferentes tipos, y esta combinación es el cielo. Ahora, que si no encuentras clotted cream, que es muy dificil de encontrar, puedes usar simplemente un poco de mantequilla que no falla. Eso sí, usa una mantequilla que sea buena, y lo mismo con la mermelada.

Scones clasicos
Prep Time
20 mins
Cook Time
15 mins
Total Time
35 mins
 
Servings: 12
Ingredients
  • 2 tzas harina de trigo
  • 1/2 cdita sal
  • 1/4 tza azucar blanco
  • 2 1/2 cdita polvo para hornear
  • 1/2 cdita bicarbonato de sodio
  • 90 gr mantequilla sin sal fria y en cubitos
  • 1 huevo pequeño
  • 1/3 tza buttermilk
  • 1/3 tza crema (nata) agria
Instructions
  1. Precalentar el horno a 190° C.

  2. En un tazón grande agregar la harina, la sal , el azúcar, el polvo de hornear y el bicarbonato de sodio y mezclar todo.

  3. Agregar la mantequilla fría e integrarla con las yemas de los dedos o con un tenedor hasta formar una masa arenada. Esto debe hacerse rápido para que la mantequilla mantenga su temperatura fría (este paso también puede realizarse en un procesador de alimentos).

  4. En otro tazón chico mezclar el huevo junto con el buttermilk y la crema agria. Tomar dos cucharadas de esta mezcla y reservarlas para barnizar después los scones.

  5. Añadir esta mezcla a la masa arenada y mezclar con una espátula hasta que todo esté integrado. Es vital solo integrar y no amasar para obtener el mejor resultado.

  6. Colocar la masa en la mesada enharinada y estirarla con un rodillo hasta que tenga un grosor de 2 cm.

  7. Cortar porciones circulares de 4-5 cm aproximadamente y colocarlas en un molde previamente engrasado y enharinado.

  8. Barnizar los scones con la mezcla de huevo que se había reservado y hornear a 190° C por 15 min. o hasta que estén ligeramente dorados.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.